Periódico "El Raval"

Cada mes sale a la calle el periódico "El Raval" con información de lo que puede interesar a quienes viven y trabajan en el barrio del Raval. Para ver el periódico "El Raval" cómodamente, clica sobre el ejemplar que ves abajo. Se ampliará a toda la pantalla. Podrás pasar las páginas y en la parte superior podrás ver los controles para ampliar, arrastrar, etc.
Además del periódico, en este blog encontrarás algunos contenidos que quizás puedan interesarte también.

viernes, 21 de mayo de 2010

¡Pobres Noruegos!

Menos mal que vivimos en España y no en Noruega. Gracias a este detalle, los efectos de la tremenda crisis económica que vivimos apenas nos impedirán ser felices.
Mientras sigue en aumento el número de parados y, de ellos, los que aguantan sin prestación alguna; mientras van bajando los sueldos de los funcionarios acompañando la bajada que hace tiempo vienen teniendo los de los empleados de las empresas privadas y los ingresos de los autónomos; mientras se estudia el co-pago sanitario para unirlo al co-pago de los medicamentos; mientras se recortan las inversiones porque los mandamases mundiales de la economía así lo han impuesto... Los españoles seremos mucho más felices que los noruegos!.
Los pobres noruegos no tendrán durante todo el mes de junio las emociones que viviremos nosotros gracias al mundial de fútbol . No podrán identificarse con Nadal en Roland Garros, ni con Gasol en los Lakers, ni con Alonso a bordo de su flamante Ferrari.
Y cuando junio termine y llegue el caluroso julio, los pobres noruegos apenas podrán salir un rato a gozar de su templado verano mientras nosotros escalaremos el Tourmalet empujando a Contador, respiraremos el fresco aroma del cesped de Wimbledon y seguiremos acelerados con los motores de la fórmula 1.
Para agosto la crisis será como una leyenda urbana que apenas oculta el sol que nos broncea en la playa, mientras los noruegos ya se pondrán abrigos al final de sus frías tardes.
Y cuando volvamos en septiembre y nos hablen de los síndormes postvacacionales, cuando las apreturas hagan que los libros de texto parezcan artículos de lujo y la vuelta al trabajo sea una bendición por la que hemos de dar gracias al cielo y a Wall Street, en ese mes tan traumático, los noruegos no podrán decir que tienen la mejor liga del mundo, no aspirarán a nada en el mundial de basquet, ni tendrán una gran vuelta ciclista, ni na de na.
Menos mal que vivimos en España y no en Noruega. Porque con la que está cayendo, solo nos faltaba ser noruegos.

martes, 18 de mayo de 2010

PAÑUELOS Y LIBERTADES
Quienes tengan edad para ello recordrán que en los años de la transición, tras la dictadura franquista, en aquellos años en los que se hablaba de libertad y los ciudadanos se sentían comprometidos con la construcción de un país alejadode la represión, la imposición y la intolerancia, se hizo muy popular una frase:«No estoy de acuerdo con tus ideas, pero lucharé siempre por tu derechoa expresarlas libremente».

El caso de la adolescente que es expulsada de su instituto por empecinarse en llevar un símbolo de las ideas religiosas con las que se siente comprometida no es, como se ha pretendido plantear, un caso de «normativa del centro escolar»,es un ejercicio de hipocresía, es un caso de represión, es un acto de coacción y, probablemente, una muestra de
xenofobia.

Se dice que en la escuela pública no debe haber símbolos religiosos. Y eso está bien. En la escuela no se debe educar en una determinada creencia religiosa sino preparar a los alumnos para tener las bases que luego les servirán, entre otras cosas, para madurar sus propias ideas y creencias. Eso significa que no debe haber crucifijos, ni minutos de oración, ni catequesis, ni, por supuesto, elementos semejantes de otras religiones. Aún así, en la escuela pública española hay innumerables elementos de la religión católica presentes en cada curso.Las vacaciones se hacen coincidir (y se nombran) con fiestas católicas: Navidad,Semana Santa, La Inmaculada...etc. También son habituales las representacionesde belenes con niños ataviados imitando a los iconos cristianos. Y cuando padres identificados con los criterios de una escuela pública sin símbolos religiosos levantan su voz contra todos esos elementos católicos se les tapa la boca con el argumento de la tradición. Ay, ¡cuántas veces se utiliza la tradición para justificar con ella lo que la razón no puede justificar!!. Ahí está la hipocresía en el caso del pañuelo.

La adolescencia es el tiempo de la rebeldía y también el de la afirmación de una identidad propia en el mundo social. Es el momento en el que chicos y chicas se alinean en torno a grupos sociales: raperos, rockeros, emos, grunges,góticos... grupos sociales con los que se identifican por ideas, por estética, por posición ante el mundo. Y para identificarse utilizan símbolos externos,cortes de pelo, prendas determinadas, objetos. Algunos se tatúan y/o se perforanla piel. Y son libres de hacerlo y de ir así identificados a la escuela porque aellos no se les puede aplicar la normas creadas para la escuela pública, porque ellos no son los educadores, son los educandos. A ellos lo que corresponde aplicarles son las normas de la libertad personal para pensar libremente respetando el derecho de los demás a pensar distinto, las leyes de convivencia entre las cuales no figura que haya ofensa a nadie por el hecho de exhibir ideas legales a través de elementos simbólicos. El pañuelo, la cruz en el pecho, el pañuelo palestino, los cortes de pelo espectaculares y llamativos y los demás símbolos que muchos adolescentes llevan, no ofenden, ni molestan, ni impiden nada a nadie dentro de un aula, porque son símbolos de ideas legales, aceptadaspor la ley, sean mayoritarias o minoritarias. Distinto sería si utilizaran, por ejemplo,símbolos nazis que incitan al odio racial, delito tipificado en el código penal.
Pero aún estamos por ver un expulsado por llevar tatuajes nazis. Expulsar a una adolescente por expresar, a través de su imagen, ideas personales, que la ley acepta en nuestro país, es un acto de represión, se mire como se mire. Y ninguna normativa de ningún centro ni educativo, ni laboral, nide ningún tipo, puede tener un rango mayor que el derecho a la libertad depensamiento de un ciudadano libre. Y lo mismo diría si se le prohibiera ir con un crucifijo en el pecho, con una túnica naranja o con la camiseta del Barça, porponer solo algunos ejemplos.

Es también un acto de coacción porque se le da a elegir entre dos opciones: retirarse el pañuelo o ser aceptada en la clase. Retirarse el símbolo, para una adolescente, es un acto de cobardía, de traición a sí misma. Coaccionarla deesa forma es una vileza. Prefiero mil veces el compromiso consigo misma dela adolescente que la uniformadora pretensión de un grupo de educadores dispuestos a utilizar la coacción para imponer sus criterios incapaces de lograrsus objetivos educativos por métodos que reflejen mayor talento.Y puesto que no se ha coaccionado a nadie por llevar crucifijos en el pecho, nimedallas de la vírgen, ni se han eliminado los símbolos navideños...probablemente estemos también ante un ejercicio de xenofobia.

Dicho todo esto, añado: La espiritualidad es una realidad psicológica indiscutible presente en todas las culturas. La existencia de dios es más que discutible, es un acto de fe que no comparto. Las religiones me parecen formas encorsetadas de la espiritualidad y ninguna me gusta.Creo que las mujeres deben quitarse «todos los pañuelos de una vez». Pero...Lucharé siempre por el derecho de una joven a expresar libremente sus ideas,aunque no las comparta. Creo que el día que dejemos de hacer eso, volveremos a ser pasto de tiranos y dictadores.