Periódico "El Raval"

Cada mes sale a la calle el periódico "El Raval" con información de lo que puede interesar a quienes viven y trabajan en el barrio del Raval. Para ver el periódico "El Raval" cómodamente, clica sobre el ejemplar que ves abajo. Se ampliará a toda la pantalla. Podrás pasar las páginas y en la parte superior podrás ver los controles para ampliar, arrastrar, etc.
Además del periódico, en este blog encontrarás algunos contenidos que quizás puedan interesarte también.

jueves, 7 de octubre de 2010

Alimento para el psiquismo

Nuestro psiquismo se alimenta. Las experiencias que vivimos, las cosas que nos cuentan, las lecturas, las películas, lo que nos dicen los medios de comunicación, las experiencias ajenas... Todo llega a nuestro psiquismo, es analizado, clasificado y colocado en un lugar desde el que, sin que nos demos cuenta, irá actuando sobre nuestra forma de ver la realidad, sobre nuestra forma de ver el mundo, de experimentar la vida.
Hoy en día damos una gran importancia a nuestra dieta. Queremos tener cuerpos en buena forma, proporcionados equilibrados y sanos. Cuidamos el consumo de grasas, las verduras, las calorías, el colesterol. Todos sabemos de esos términos y no dudamos de la importancia de la alimentación para tener una vida sana y equilibrada. Pero ese mismo interés no se aplica de igual manera a la alimentación de nuestro psiquismo. Y debería importarnos...
Algunas personas tienden a una «dieta psicológica» baja en nutrientes. Las ideas tópicas, la falta de reflexión, las conclusiones poco elaboradas, el exceso de violencia o de negativismo, etc. empobrecen nuestra dieta psicológica y nos perjudican más de lo que imaginamos.
Ideas del tipo «todos los hombres buscan lo mismo» son ideas tópicas, falsas, poco elaboradas y que pueden generar dificultades en nuestras relaciones. «Los buenos son tontos», «Los viejos no dan más que problemas» «Cada uno debe ocuparse de lo suyo» «Todo el mundo va a la suya»... Son ideas simples, fáciles de recordar, tópicas, extendidas y...Falsas!!. Pero lo peor no es que sean falsas es que son perjudiciales, más perjudiciales para nuestra vida que un bocadillo de tocino, aunque no tengan tantas calorías. Son ideas que nos alejan de los demás, que nos hacen perder fe en los otros, que nos acercan a la soledad y el aislamiento emotivo.
La telebasura sustituyendo a la lectura empobrece nuestra inteligencia, nos impregna de zafiedad y de bajos instintos, nos da una imagen de la sociedad llena de ignorantes y agresivos personajes poco recomendables... Los noticiarios llenos de violencia que destacan los asesinatos y silencian los avances científicos nos acercan un mundo hostil del que hay que protegerse en lugar de un mundo apasionante que apetece descubrir y conocer. Si juntamos telebasura y noticiarios llenos de violencia la reacción que primero nos aparece es la del aislamiento protector, encerrarse en casa, limitar la actividad social, cuidarse de lo propio para que no nos lo arrebaten o lo destruyan...Pero el aislamiento ya destruye, ya produce sufrimiento. El temor nos limita, nos debilita, la incomunicación nos empobrece y nos hace presas fáciles de la manipulación, de la desazón, la melancolía y el pesimismo.
Un psiquismo sano necesita una alimentación sana y equilibrada. Conocer las miserias humanas está bien, pero la base de nuestra dieta psicológica no puede ser esa como la base de nuestra dieta física no puede ser el tocino. Necesitamos la lectura inteligente, el intercambio de ideas en charlas y tertulias, escuchar a personas inteligentes, ver cine inteligente, no solo acción y sangre, navegar por la red pero no para ver porno o videos grabados por estúpidos sino para acceder a prensa, a revistas, a datos, a mapas, a iniciativas sociales...Necesitamos tiempo para reflexionar, para digerir ese alimento, para estar con nosotros mismos aprendiendo de lo que hemos vivido, de lo que hemos visto y de lo que hemos leído o escuchado.
Cuidar la dieta es importante, no podemos alimentarnos de grasas y fritos. Pero no olvidemos cuidar nuestra dieta psicológica o seremos pasto de las simplificaciones, los bajos instintos, el pesimismo y el asilamiento.
María José Hernando. Psicóloga. Visitas concertadas llamando al 627 908 300