Periódico "El Raval"

Cada mes sale a la calle el periódico "El Raval" con información de lo que puede interesar a quienes viven y trabajan en el barrio del Raval. Para ver el periódico "El Raval" cómodamente, clica sobre el ejemplar que ves abajo. Se ampliará a toda la pantalla. Podrás pasar las páginas y en la parte superior podrás ver los controles para ampliar, arrastrar, etc.
Además del periódico, en este blog encontrarás algunos contenidos que quizás puedan interesarte también.

martes, 14 de mayo de 2013

"ELOGI DE LA TRANSPARÈNCIA: OPTICA I DEMOCRÀCIA" Itziar González Virós. Exregidora de Ciutat Vella


De tots els materials que com a arquitecta he utilitzat mai n'he trobat cap de més fascinant que el vidre. Una matèria que es deixa manipular quan està encara pastosa, rogent i calenta i que esdevé sòlida, fràgil i transparent quan es refreda. Però el que veritablament diferencia el vidre de la resta de materials constructius és la seva indestriable relació amb la llum. Ja sigui fent-se transparent i deixant-se travessar per ella, o ja sigui convertint-se en una massa sòlida per ser polida i esdevenir finalment una lent.

Potser per això l'òptica és la disciplina que em permet il·lustrar millor en aquest escrit el vincle essencial que, com passa entre la llum i el vidre, existeix entre la transparència i la democràcia. Així com el vidre polit de les lents ens va permetre veure i transformar la nostra visió, la transparència ens ha de permetre millorar i transformar l'estat de raquitisme i de mala salut de la nostra democràcia. És en els ambients tancats i foscos on nien els gèrmens de l'acció corrupta i la infecció. La mateixa història de l'urbanisme modern és deutora de la necessitat d'higiene, llum i ventilació per garantir la salut de les ciutats. A qui pot estranyar, doncs, que els ciutadans exigim una acció contundent a favor de la transparència, no només en les nostres administracions públiques, sinó en el conjunt d'organitzacions que col·laboren en la gestió per al finançament de les despeses públiques.

Hem de superar la democràcia representativa que actua com a mirall i ens emmiralla fent de làmina de plom sota vidre. La que no ens deixa anar més enllà de la imatge autocomplaent que formalment tenim un bon sistema de partits i una bona gestió de les administracions públiques. Hem d'anar més enllà de conformar-nos amb l'exigència d'informació. Hem d'aclarir que el que demanem és el dret inalienable del nostre accés a la informació. No són les dades l'objecte del nostre desig, sinó que és el poder-hi accedir i el poder auditar-les el que ha esdevingut el nostre veritable objectiu . Volem superar la societat de la informació i l'empatx i saturació que provoca de la nostra atenció de manera sistemàtica, pel dret a entrar dins la cambra més amagada on es cuina el destí de les nostres contribucions i propostes ciutadanes. Volem tenir lliure accés al sancta sanctorum en què s'han convertit els despatxos dels qui ens governen. Cal treure'ls de nou al carrer i exposar-los a la mirada propera de tots i totes nosaltres. Es tracta de tornar a donar valor a allò que es fa i allò que es diu en públic i davant dels altres. Perquè l'origen del veritable gest democràtic està en la coincidència de l'ètica d'unes creences fermes i l'estètica i les formes com les duus a terme i les fas visibles.

I és també per això, per la importància de portar a la llum el que passa dins la foscor, que parlo aquí d'òptica, una ciència que estudia les lleis del comportament de la llum i com les lents que ens poden acostar tant al que és immensament més gran que nosaltres (telescopis) com al que és immensament més petit (microscopi). Perquè ho volem veure tot! Volem situar la nostra lupa sobre els pressupostos i les certificacions d'obra, i volem, també, mirar a través dels nostres binocles l'arrel dels problemes i les injustícies mundials que ens porten fins a les nostres terres la notícia de la gran acció de despossessió massiva de drets i riquesa col·lectiva per part d'uns pocs. El nostre repte ara és saber combinar el disseny de polítiques públiques que facin visibles les reivindicacions i necessitats dels ciutadans, amb la capacitat de treure a la llum la impunitat de les pràctiques clientelars de la nostra cultura política. Clientelisme, corrupció i màfies són ara els tres nivells on es fa visible la mala salut de la nostra democràcia. Canviem, doncs, d'òptica i fem de la societat de la transparència el nostre objectiu comú.

lunes, 13 de mayo de 2013

"25 ZAPATOS EN EL BALCÓN". Articulo de Judit Carrera (Politóloga) publicado en "El País" el día 4-5-2013

Ciutat Vella es uno de los distritos con mayor diversidad, donde atacar a los extranjeros equivale a castigar a los pobres.

Ciutat Vella suele ser una caja de resonancia de problemas que afectan al conjunto de la ciudad de Barcelona. Por razones históricas y de centralidad geográfica y simbólica, cualquier debate sobre el distrito suscita vivas reacciones, como tras la reciente modificación de su Plan de Usos.

A priori, unos cambios que pretenden “equilibrar los usos residencial, comercial y turístico, mantener la masa residencial del distrito y evitar la especialización turística” deberían poder generar consenso entre distintos agentes sociales. El problema, como siempre, recae en los matices. Para unos, el plan favorece la creación de nuevos hoteles en un distrito que ya sufre una excesiva presión turística. Para otros, en cambio, conviene dinamizar la economía de un barrio cuyo principal problema sería la inmigración. Exceso de hoteles, para unos; exceso de extranjeros, para otros. ¿Son estos los problemas fundamentales de Ciutat Vella?

El turismo es una fuente indudable de actividad económica, pero es legítimo preguntarse por su impacto sobre el valor intangible de ese proyecto colectivo que es siempre una ciudad. También resulta complicado cuantificar el número sostenible de hoteles que un determinado espacio puede soportar. Sin embargo, parece razonable cuestionar los efectos sobre un barrio que, con el 4% de la superficie de la ciudad, acoge el 26% del total de camas hoteleras.

Al final, el argumento de la creación de empleo se agota si a medio plazo el sistema rompe el equilibrio que le ha permitido aflorar. Alguien debería escuchar las quejas de una parte del sector turístico ante la evidente tematización del centro histórico que, además de crear problemas prácticos, supone la destrucción de la complejidad de usos y poblaciones que garantiza el buen equilibrio entre forma física y salud democrática de una ciudad.

Que Ciutat Vella es uno de los distritos más diversos de Barcelona tampoco escapa a nadie. Pero cuando Alberto Fernández Díaz advierte de que si no se cambia el rumbo, la inmigración expulsará a la población autóctona del barrio y “cada vez habrá más extranjeros” está faltando a la verdad y cometiendo una irresponsabilidad. La inmigración internacional en Barcelona es un fenómeno reciente y de rápida implantación que nace de los años de bonanza económica, de manera que, con la crisis, se pone coto a la inmigración. Es verdad que algunos barrios de Ciutat Vella ostentan elevados índices de población extranjera, pero en vez de alimentar el estigma contra el diferente deberíamos preguntarnos cuáles son las claves para que, en una ciudad sin experiencia previa de inmigración global, 20 años de convivencia de tantas nacionalidades en un espacio reducido no hayan provocado ningún conflicto remarcable.

El argumento más plausible es la misma diversidad de comunidades existentes y el no predominio de ninguna, cosa que obligaría a negociar espacios y recursos en un marco común de convivencia. No se trata de promover una visión romántica de la diversidad cultural, sino de reconocer la realidad existente en nuestros barrios y entender, como hace el geógrafo Ash Amin en Tierra de extraños, que el extranjero no es un amigo ni un enemigo, sino un ser constitutivo de la condición humana en unas sociedades cada vez más plurales.

Pero ¿molestan los extranjeros por diferentes o por pobres? La inmigración es siempre un síntoma de la desigualdad del mundo y su concentración en determinados barrios tiene razones fundamentalmente económicas. Aquí, una vez más, la vivienda explica muchas cosas. En el Raval, por ejemplo, los pisos son más pequeños, más antiguos y mayoritariamente de alquiler, pero además el 60% de sus viviendas son ocupadas por seis o más personas, el doble que la media de la ciudad. Cada vez más, la pobreza en casas precarias y superpobladas empieza a ser visible en espacios fronterizos como el porche, la portería o el balcón donde, alguna noche, pueden llegar a contarse hasta 25 zapatos. Son síntomas de la exclusión social de un barrio que exhibe algunos de los peores valores en desempleo, el nivel de estudios o la esperanza de vida.

Así, en la mayoría de los casos, atacar a los extranjeros equivale a castigar a los pobres. El debate de fondo que plantea Ciutat Vella es, pues, la cuestión universal de la tensión entre raza y clase social.

martes, 7 de mayo de 2013

(Des)Banka. Manifest. Més informació en Desbanka.org

Manifest

Les finances són una eina fonamental de qualsevol economia moderna, però poden estar al servei d’una economia social i ambiental o bé, com és el cas actualment, al servei del lucre d’uns pocs.
Avui el poder financer capitalista imposa a nivell estatal i mundial polítiques neoliberals que estan portant cap a la liquidació del sector públic, de l´estat social i del medi ambient.
Qualsevol reivindicació de més justícia social o ambiental, democràcia i pau té al centre de la seva activitat la lluita contra el poder financer.
desBanka vol ser un espai de trobada de totes aquelles persones que:
  • lluiten contra qui fa negoci i especula amb el medi ambient, les armes, l’habitatge o els aliments.
  • volen acabar amb l’especulació financera i els paradisos fiscals.
  • qüestionen la legalitat i la legitimitat del deute.
  • reivindiquen una banca pública o promouen la banca i les finances socials, ètiques i solidàries.
  • s’oposen a les pràctiques fraudulentes o abusives, com les preferents o els swaps.
  • pateixen les conseqüències de la crisi financera.
Som la immensa majoria, però només ajuntant-nos podrem aconseguir imposar-nos a la minoria que, amb el control dels mitjans de comunicació i la subordinació de governs i cúpules de les forces polítiques majoritàries, domina l’economia mundial.
Us convidem a construir un ampli front contra el poder financer i lluitar com a ciutadanes i ciutadans:
  • Exigir responsabilitats a gestors, reguladors, auditors, taxadors, agències de qualificació i a tothom qui des de càrrecs de responsabilitat política hagi contribuït a convertir el deute privat en deute públic.
  • Exigir l’impagament del deute il·legítim i odiós, tot recolzant el treball que duu a terme la Plataforma Auditoria Ciutadana del Deute.
  • Oposar-nos a l’existència del banc dolent, destinat a assumir les pèrdues privades dels bancs que han rebut ajuts públics.
  • Exigir una nova regulació bancària que acabi amb abusos, vendes fraudulentes i antiètiques, així com amb la inversió en la indústria d’armament i amb l’especulació sobre aliments, recursos naturals, medi ambient i deute públic.
  • Canviar la injusta llei hipotecària assumint la ILP presentada per la PAH i les seves reivindicacions.
  • Posar fi a l’existència de sucursals i filials dels grups bancaris als paradisos fiscals que fan possible l’evasió i el frau fiscal, així com el rentat de diners de procedència delictiva i criminal.
  • Combatre l’especulació a curt termini majoritàriament efectuada des de paradisos fiscals, que suposen enormes beneficis per als especuladors i creen inestabilitat i crisi.
  • Acabar amb les retribucions milionàries i bonificacions per als consells bancaris i els executius, que representen un model de negoci i enriquiment a curt termini i castiguen les inversions productives i una economia basada en el bé comú.
I reivindiquem:
  • La constitució d’una banca pública, ètica i amb control social, que tingui com objectiu desenvolupar polítiques actives d’ocupació, benestar i redistribució.
    Els serveis financers hauriende constituir un bé públic i un dret social, des de la perspectiva d’una economia del bé comú.
  • La promoció social de valors ètics, socials i solidaris a la resta del sistema bancari.
JUNTES PODEM!

"El Raval" número 229. Mayo 2013

viernes, 3 de mayo de 2013

"CAMBIA EL PLAN DE USOS DE CIUTAT VELLA" Editorial del periódico "El Raval" de Mayo 2013

Hace poco más de dos años entró en vigor el anterior Plan de Usos. Fue una de las batallas de la Regidora Itziar González que pretendía poner coto a los abusos producidos, acabar con el fenómeno del «moobing» y racionalizar la presión turística para que no resultara asfixiante a los residentes. En el proceso de elaboración se empleó largo tiempo y mucha negociación hasta conseguir un amplio consenso que solo rompió el PP con su voto en contra y CiU con su abstención.

Durante la Diada de Sant Jordi de este año, con la ciudadanía atenta a las novedades editoriales y los regalos que marcan la tradición, el líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona compareció ante los medios para anunciar que los populares habían llegado a un acuerdo con el gobierno de CiU presidido por el alacalde Trías para modificar el Plan de Usos vigente, incorporando otros criterios que permitirían abrir nuevos hoteles en el perímetro de Ciutat Vella y en algunos edificios catalogados en el interior de los barrios. El acuerdo coincide con otro, menos publicitado por los medios, por el que se «desbloquean» importantes partidas destinadas a la inversión que hasta ese momento estaban pendientes por la falta de acuerdo en la aprobación de los presupuestos municipales de este año. (ver página 9 de este mismo periódico en la que se informa de este «desbloqueo» y la inversión prevista en la Plaça de la Gardunya). Dicho de otro modo: en el mismo día se anuncia el desbloqueo de fondos a nivel municipal y la modificación del Plan de Usos de Ciutat Vella. Y lo hace el líder del PP presentándolo como un aporte a la gobernabilidad de la ciudad. ¿Fué el Plan de Usos de Ciutat Vella la moneda de cambio?. Nadie ha dicho que fuera así, pero la coincidencia en los anuncios da que pensar. Y más todavía si quien sale a los medios, aprovechando la jornada de Sant Jordi, no es el alcalde de la ciudad sino el líder de su oposición por la derecha.

Pocos días después estaba convocada una reunión informativa de la Regidora del Distrito, la señora Mercé Homs, abierta a los vecinos. En la reunión, convocada en el Convent de Sant Agustí, llamaba la atención un hecho: entre los asistentes había muchos más empresarios que vecinos. Nada que ver con el público habitual de las Audiencias y Plenos del Distrito. Era evidente que lo presentado allí despertaba el interés de inversores y de profesionales del mundo hostelero. Por otra parte, tras el turno de la Regidora y la explicación, necesariamente escueta, de los técnicos del Distrito, llegaron las preguntas y en ellas se pudieron observar nuevos indicios significativos. Por ejemplo que muchos de los allí congregados conocían muy bien el Plan antes de ser explicado. En segundo lugar que los representantes de las asociaciones vecinales estaban claramente en contra de la modificación y que tanto los restauradores asociados como los empresarios de apartamentos turísticos veían el Plan con ciertos recelos.

En nuestra opinión, con este cambio del Plan se abre una «compuerta» que puede resultar muy difícil de controlar. Por ejemplo: se dice que los apartamentos turísticos tienen 6 años para agruparse en edificios enteros. Es decir, en un edificio hay, pongamos tres apartamentos, y en otros edificios hay dos, o uno, o cuatro. Ahora tienen un plazo de 6 años para agruparse en uno solo. Bien. La gran pregunta es ¿qué hay en los pisos no ocupados por apartamentos turísticos?. Imaginamos que vecinos. Si en seis años varios de esos apartamentos han de trasladarse a uno solo «para concentrarse en un edificio completo» ¿que pasará con los vecinos de ese edificio en el que se hará la concentración? Teniendo en cuenta que el plazo de los contratos de alquiler no supera los cinco años y que el plazo dado a los empresarios para concentrar sus apartamentos es de 6 años... pues es lógico temer que se volverán a producir subidas importantes de los alquileres (para «vaciar edificios») que podrían empujar el mercado al alza, y también es lógico temer que puedan aparecer nuevos casos de mobbing. El reciente caso del Bar Marsella puede ser entendido como un ejemplo de lo que tememos.

La subida generalizada de alquileres (que habrá que seguir atentamente cuando se publiquen los datos de la ciudad); el aumento de la presión turística en el centro que contrasta con los anuncios de Trías sobre sus esfuerzos en dirección contraria; el empobrecimiento del comercio de proximidad y la desaparición del comercio tradicional en favor de los comercios enfocados al turismo; y sobre todo la falta de protagonismo de los vecinos en todo este asunto, son los elementos que nos hacen expresar recelos ante la entrada en vigor (prevista para agosto) del Plan ahora presentado.