Periódico "El Raval"

Cada mes sale a la calle el periódico "El Raval" con información de lo que puede interesar a quienes viven y trabajan en el barrio del Raval. Para ver el periódico "El Raval" cómodamente, clica sobre el ejemplar que ves abajo. Se ampliará a toda la pantalla. Podrás pasar las páginas y en la parte superior podrás ver los controles para ampliar, arrastrar, etc.
Además del periódico, en este blog encontrarás algunos contenidos que quizás puedan interesarte también.

jueves, 28 de julio de 2016

Premi Joaquín Jordà

Bases del Premi Raval d’investigació Joaquín Jordà


1a. S’adreça a treballs inèdits d’investigació sobre ciències humanes i socials referents al barri del Raval de Barcelona, a partir de qualsevol disciplina.
Es valoraran especialment els treballs que incorporin l’anàlisi crític com a mètode, i una narració de caire divulgatiu que la faci assequible a un públic no especialista.

2a. Els treballs s’hauran de presentar redactats en català, impresos a una sola cara. L’extensió dels treballs serà com a màxim de 100 pàgines o 300.000 caràcters en format DIN A4, a doble espai, tipografia Times New Roman i a cos 12. Si s’escau els treballs es podran acompanyar de gràfics i/o fotografies. És condició indispensable presentar els treballs per quintuplicat en paper i una còpia en format digital, en condicions per a la seva edició immediata. Les obres presentades hauran d’anar acompanyades d’una plica tancada, a l’exterior de la qual es farà constar: Premi Raval d’Investigació Joaquín Jordà i el títol del treball i a l’interior, el nom, l’adreça, el telèfon de l’autor, una fotocòpia del DNI i l’adreça de correu electrònic.

3a. El termini de presentació de treballs s’iniciarà el 6 de febrer de 2017 i finalitzarà el 28 d’abril de 2017.
Els treballs s’hauran de lliurar al registre dels Serveis Centrals del Consorci de Biblioteques de Barcelona, Rambles 88, 3a planta, de dilluns a divendres de 9 a 13h per correu certificat o personalment.

4a. S’atorgarà un primer premi dotat amb 1.800 €. Es podrà emetre un accèssit honorífic al segon millor treball. Si a criteri del Jurat cap dels treballs presentats té prou nivell o no acompleix amb les bases del premi, aquest serà declarat desert.

5a. El premi comportarà la publicació del treball premiat i serà editat per l’Editorial Virus durant l’any 2018.

6a. Les decisions referents a col·lecció, format, maquetació, portada i tiratge de l’edició del llibre premiat correspondran a l’editorial Virus.  El llibre es publicarà sota llicència Creative Commons Autoria – No comercial – No derivats, la qual permet la lliure circulació, copia i intercanvi de la obra, sempre que s’esmenti la seva autoria, no sigui alterat el seu contingut i no es distribueixi amb finalitats comercials. La relació entre l’editorial Virus i la persona autora del treball premiat es regirà pel contracte adjunt a aquestes bases (adjunt 1).

7a. La Biblioteca Sant Pau-Santa Creu del Consorci de Biblioteques de Barcelona, el CSIC (Consell Superior d’Investigacions Científiques), el diari El Raval, GRECS (Grup de Recerca en exclusió i Control Social)  del Departament d’antropologia de la Universitat de Barcelona i l’Editorial Virus, de comú acord, designaran el jurat qualificador, que estarà constituït per persones designades per cadascun dels ens convocants, a raó d’una persona per centre.

8a. El veredicte del jurat serà inapel·lable. Qualsevol qüestió no prevista en les bases serà resolta pel mateix jurat.

9a. La resolució del jurat serà donada a conèixer a partir de l’2 d’octubre del 2017.

10a. Les obres no premiades no s’explotaran de cap manera.

11a. El fet de participar en aquest concurs suposa l’acceptació íntegra d’aquestes bases. Qualsevol qüestió no prevista serà resolta pels organitzadors.

12a. Per a qualsevol qüestió sobre les bases del premi pot demanar-se informació als centres organitzadors.

13a.  Els participants autoritzen a BIBLIOTEQUES a que les seves dades personals, incloent noms, cognoms i veu i imatge en el seu cas, pugui ser reproduïda i publicada a través de qualsevol mitjà, incloent Internet i xarxes socials a les que Biblioteques tingui un compte, ÚNICA I EXCLUSIVAMENT en relació amb el present CONCURS o altres concursos realitzats per BIBLIOTEQUES. En cap cas aquesta autorització donarà dret als participants a rebre cap remuneració.

14a. En compliment del que disposa la Llei Orgànica 15/1999 de Protecció de Dades de Caràcter Personal les dades personals obtingudes seran incorporades en el fitxer “ACTIVITATS I ESDEVENIMENTS CULTURALS” titularitat del CONSORCI DE BIBLIOTEQUES DE BARCELONA, degudament notificat a l’Autoritat Catalana de Protecció de Dades amb la finalitat de dur a terme la gestió de les activitats i els esdeveniments culturals que organitzen les Biblioteques de Barcelona, i que podran ser publicades a la pàgina Web de l’entitat així com a d’altres mitjans de difusió social. D’acord amb l’esmentada normativa teniu el dret d’accés, rectificació, cancel·lació i oposició mitjançant carta adreçada al CONSORCI DE BIBLIOTEQUES DE BARCELONA, lliurada al Registre del Consorci de Biblioteques,  amb domicili a les Rambles 88, 3 planta, 08002 Barcelona, indicant tutela de drets.”
El Raval de Barcelona, juny de 2016

martes, 14 de junio de 2016

"Memoria y Reconcialiación" Mª José Hernando. Psicóloga

Todo ser humano ha vivido episodios que desearía no haber vivido. Episodios dolorosos que han dejado un registro en nuestra memoria. A veces han sido accidentes imprevistos, otras han sido traiciones de otras personas, otras fracasos, desilusiones graves, enfermedades, pérdidas dolorosas...

Cada acontecimiento de nuestra vida deja una huella en la memoria. Pero, contrariamente a lo que suele pensarse, esos episodios no quedan registrados solamente en imágenes. Quedan, sobre todo, gravados en forma de registros emocionales.

Tenemos que tener en cuenta que nuestra memoria actúa no solo como un «almacén de imágenes» de nuestro pasado. Nuestra memeoria es como un gran filtro en el que cada nueva experiencia deja un poso, agradable o desagradable, pero un poso que queda ahí y que será activado constantemente cada vez que una nueva vivencia atraviese ese filtro.

Pongamos un ejemplo. Imaginemos una persona que ha sido torturada con un encendedor. ¿Creen ustedes que esa persona percibirá los encendedores de la misma forma que cualquier otra persona que no haya pasado por esa misma experiencia?. Seguro que no.

Teniendo eso en cuenta, la cuestión es qué hacer con los recuerdos que nos hacen daño, con nuestros fracasos y frustraciones, con nuestras heridas más profundas. Es evidente que recrearnos en ellos no nos va a ayudar a vivir mejor lo que resta del camino. Que serán una carga que llevaremos en nuestro interior.

La reconciliación con el pasado aparace entonces como una «tarea de limpieza» sumamente importante para seguir avanzando con mayor libertad, con mayor firmeza, con más libertad y, probabalemente, con más posibilidades de ser felices.

¿Conoces tus heridas? ¿Conoces el contenido de tu propia mochila? Probabalemente sí. Aunque es posible que algunas se hayan incrustado tanto en tí que apenas las notes...lo cual no quiere decir que no estén tiñendo todo lo que vives del color de aquel dolor.

Afrontar la tarea de limpieza no es fácil. Algunas cosas están muy incrustadas y, como toda tarea penosa, la tendencia es a postponerla. Pero eso solo alarga en el tiempo el problema. Tarde o temprano deberíamos revisar nuestra memoria, revisar los recuerdos que más dolor nos produjeron y tratar de eliminar la carga negativa que dejaron en nuestro interior. A eso se llama «reconciliación con el pasado».

Si quieres ser más feliz, reconciliate con tu pasado. Limpia tu memoria

domingo, 5 de junio de 2016

El IBEX 35 propone. El ciudadano dispone. Editorial de "El Raval" junio 2016

Como todo el mundo sabe, este mes estamos convocados de nuevo a las urnas para unas elecciones generales que, aunque próximas en el tiempo, se presentan con importantes diferencias respecto a las de diciembre pasado cuando a las nuevas formaciones solo se las medía por los resultados más o menos manipulados de las encuestas que se publicaron en los meses anteriores. Ahora ya tenemos el dato real de los votos obtenidos, las promesas hechas y los pactos o no pactos firmados tras aquellas elecciones. Y tenemos las reacciones de los poderes fácticos tras los resultados...

Tradicionalmente se ha dicho que España es un país en el que el gran caladero de votos se sitúa en el centro político y durante años hemos visto como los dos grandes (PP y PSOE) hacían maniobras para ocupar ese espacio. Pero la llegada de dos nuevos partidos y, sobre todo la dureza de la crisis, nos hacen pensar que esa teoría puede haber quedado obsoleta. En nuestra opinión, paralelamente al descenso de la clase media, el voto del espacio de centro se ha ido vaciando significativamente. La sociedad se ha polarizado más y los esquemas del «conformismo democrático» vivido en estos 40 años de democracia no  pueden ser aplicados en estos momentos de indiganción por la corrupción, la pérdida del poder adquisitivo de un gran sector de la ciudadanía, los trabajos basura y los datos económicos espeluznantes. Que se llegue a estar cuestionando la posibilidad de cobrar pensiones en el futuro, puede que sea la gota que colma el vaso.

Los ciudadanos ya no creen que gane quien gane las cosas cambiarán más bien poco. Ahora hay sobre la mesa mucha más información y una mirada más atenta. La sociedad se ha politizado porque los políticos han hecho que la vida de las personas cambie. Radicalmente en muchos casos.

Por todo eso, pensamos que en estas eleciciones va a existir un «jugador externo» que podría determinar el balance final de los resultados electorales. Nos referimos al IBEX 35.

Los movimientos post-electorales tras el 20 de diciembre han dejado claro que hay tres partidos que el IBEX 35 acepta como parte del metabolismo político: PP, PSOE y Ciudadanos, y otro, Unidos Podemos, al que esos poderes económicos no quieren ver ni en pintura. La victoria de cualquiera de los tres primeros no plantea ningún problema a las empresas que integran el IBEX 35. La de Unidos Podemos, sin embargo, es asociada por los grandes poderes financieros a todo tipo de amenazas apocalípticas. «Miren Venezuela!» nos dicen. «Los mercados nos penalizarán!» «La economía se hundirá!» Pero claro...

La ciudadanía ya sabe que el IBEX 35 está formado por las empresas con más peso en la bolsa española. Ya sabe que en el IBEX 35 están los bancos que compraron a bajo precio las Cajas que hubo que rescatar con dinero público tras sus infinitos desmanes, en muchos casos vinculados a los intereses de partidos políticos instalados en el poder. La ciudadanía sabe que en el IBEX 35 están las grandes constructoras que dispararon sus beneficios con el boom del ladrillo a costa de poner las viviendas a precio inalcanzable y esquilmaron los recursos con obras faraónicas cargadas de sobrecostes asociados a la corrupción de las tramas cuyos nombres todos conocemos. La ciudadanía sabe que en el IBEX 35 están las empresas energéticas cuyos consejos de administración se han llenado de ex-políticos que cobran sueldos astronómicos en pago a favores recibidos. Y la ciudadanía sabe que los grandes medios de comunicación están controlados por empresas del IBEX 35 y, por tanto, sus mensajes están cargados de intereses y, por tanto, de sospecha.

Así que cuando el IBEX 35 señala, su dedo acusador se vuelve en contra. Una gran parte de la ciudadanía se dice a sí msima que si los principales causantes de la crisis dicen que PP, PSOE y Ciudadanos son aceptables en las diferentes combinaciones (incluso que es deseable un gran pacto entre ellos) pero que Unidos Podemos es la amenaza, lo más probable es que esa ciudadanía castigada por la crisis e indignada por los manejos de políticos y poderes financieros, interprete que sus intereses, los de los ciudadanos, sean justo los contrarios a los del IBEX 35. 

El día 26J toca votar. No falten a la cita. Su voz es decisiva. Ya veremos que sucede después... 

"El Raval" Junio 2016. Número 266

domingo, 8 de mayo de 2016

"EL SUSTO". María José Hernando. Psicóloga

Toda persona transita por la vida como si ésta fuera un camino en el que descubrimos distintos paisajes y atravesamos por distintas situaciones. También se suele utilizar mucho la imagen de un río, con tramos apacibles y otros de rápidos peligrosos. Da igual la metáfora que utilicemos, la idea es la misma: la vida transcurre, avanza, atravesando momentos buenos y momentos malos. Es así desde que tenemos conciencia de que vivimos hasta que exhalamos nuestro último aliento. 

A lo largo de ella afrontamos dificultades de todo tipo. Hay dificultades económicas, sociales, intelectuales, emocionales e incluso de tipo vegetativo. Afrontamos problemas de salud, pérdidas dolorosas, decepciones, frustraciones, traiciones... Y en todas esas dificultades tratamos de salir adelante de la mejor manera posible con los recursos y potencialidades que también vamos adquiriendo en el camino.

Pero hay un punto, una situación, un momento en la vida en el que algunas personas se enfrentan a lo que podríamos llamar «el susto». Un momento en el que no sabemos cómo actuar, como salir adelante. Es un momento en el que sentimos que la situación nos sobrepasa, en la que tememos que vamos a perder el control, que no seremos capaces de reconducir.

Es una situación agobiante, llena de angustia y ansiedad. Y sobre todo, muy solitaria, muy íntima, muy personal. Si no la han vivido, mejor. Si la han vivido, saben de qué les hablo.

Por mi profesión, me encuentro muchas veces con personas que la están viviendo. Llegan a la consulta en busca de ayuda cuando ya no encuentran otra solución mejor. Son personas que se sienten un poco avergonzadas, como si el no poder encontrar una salida por sí mismos fuera una muestra de su debilidad, de su incompetencia. Y sufren. Es un sufrimiento sordo, silencioso, interior. Al principio no lo muestran. Se protegen de mi «mirada» y miden e incluso «maquillan» su relato en una especie de reflejo de justificación.

Pero enseguida comprenden, o les hago comprender, que no es necesario todo eso. Nadie les va a juzgar. Han llegado porque necesitan ayuda y ayuda es lo que recibirán. Y buscar ayuda no es signo de nada negativo, es solo una manifestación muy explícita de su deseo de mejorar. ¿Qué reproche puede tener el deseo de mejorar? Ninguno. ¡Todo lo contrario! No hay nada más humano que el deseo de mejorar y el esfuerzo por encontrar ayuda para hacerlo es encomiable.

No lo dude. No se haga líos. Si está viviendo una situación así, si siente ese «susto», no se avergúence por buscar ayuda. Es lo mejor que puede hacer. Es lo más inteligente, lo más eficaz y lo más respetable. Nadie puede ser especialista en todo. Cuando el problema es específico, lo mejor es buscar la ayuda de un especialista en esa materia. ¿No cree?

La vivienda y los apartamentos turísticos. Editorial de "El Raval" Mayo 2016

Una ciudad es un agrupamiento de seres humanos que deciden desarrollar sus vidas en un mismo lugar. Esos seres humanos tienen un proyecto vital, unas imágenes de futuro, unos anhelos, unas aspiraciones. Para desarrollar sus proyectos vitales necesitan una vivienda y unos servicios. Si quisieran vivir alejados de los demás, no elegirían vivir en una ciudad. Así que buscan una vivienda en la que residir, la eligen de acuerdo a criterios personales muy diversos, pero sobre todo, la eligen pensando en que será un instrumento adecuado para desarrollar su proyecto vital. Y según sus posibilidades, y las posibilidades que les da el mercado, la compran o la alquilan. La vivienda es algo tan importante para el desarrollo de un proyecto vital humano que incluso se considera un derecho fundamental. Pero la vivienda no es lo único que necesitan. Por eso, además de la vivienda propiamente dicha, tienen muy en cuenta a los vecinos que tendrán alrededor y también los servicios cercanos: comercios, colegios, centros médicos, espacios y parques etc. Y, para que todo ese entramado funcione correctamente, eligen a unos representantes que se encarguen de ello.

Para dotar del número de viviendas necesarias se construyen «edificios de viviendas». Son edificios pensados para que las personas puedan desarrollar sus proyectos vitales en ellos. Además, se  construyen otros edificios específicamente destinados a servicios: hospitales, colegios, oficinas, etc. Y para quienes vienen de visita a una ciudad, ya sea por motivos turísticos o por cuestiones de trabajo, se construyen otros edificios a los que llamamos «hoteles». Son edificios independientes de los edificios destinados a la vivienda, son específicos y cumplen su función. Pero...

Pero en Barcelona, hace algunos años, unos pocos propietarios de viviendas, vieron una posibilidad de hacer negocio con viviendas que habían adquirido como inversión. Ya no les era suficiente con el mercado de alquiler convencional. Querían más beneficio. Y les salió bien. Así que otros propietarios decidieron hacer lo mismo. Fueron tantos que hasta se convirtieron en una competencia para el negocio de los hoteles. Sí, esos otros «edificios específicos» pensados para acoger a los visitantes de la ciudad sin interferir en la convivencia de las comunidades de vecinos.

Algunos hoteleros, entonces, pensaron que en lugar de invertir en «hoteles de apartamentos» podría ser mejor idea sumarse al negocio de los apartamentos turísticos y empezaron a invertir también en la compra de pisos vacíos o de edificios de viviendas para destinarlos al alquiler turístico. Finalmente, hasta los más reacios propietarios de pisos pensaron que si no entraban en el negocio serían una especie de «tontos» que dejaban escapar una buena posibilidad. Y ahí la cosa se descontroló totalmente...

Los apartamentos turísticos no son como los hoteles. No son edificios específicos. Están entreverados en los edifcios de vecinos, empujan los precios de los alquileres hacia arriba hasta expulsar a los vecinos tradicionales de sus barrios y de sus ámbitos de relación. Generan inseguridad en las comunidades porque el cambio constante de ocupantes impide que se establezcan las reglas básicas de convivencia. Generan molestias porque las necesidades de los residentes habituales no tienen nada que ver con las aspiraciones de los visitantes ocasionales. Los apartamentos turísticos son lo más parecido que hay a una infección que afecta a nuestros barrios.

Y por mucho que se meta en el mismo saco del turismo a hoteles y apartamentos turísticos, su repercusión en la vida vecinal no tiene nada que ver. Los hoteles generan puestos de trabajo directos e indirectos, los apartamentos turísticos solo el beneficio de especuladores. Los hoteles son fácilmente controlables y su ubicación puede ponerse al servicio de las necesidades de la ciudad, los apartamentos turisticos todo lo contrario. Los hoteles no tienen un impacto relevante en el mercado de alquiler, los apartamentos turísticos contaminan ese mercado en perjuicio de los vecinos.

Es responsabilidad de nuestros representantes electos poner fin a esta infección. Los apartamentos turísticos deben ser prohibidos sin más. Todos ellos sin excepción. Incluso los ubicados en un edificio sin vecinos, que para eso ya se invetaron los «aparthoteles». Si los anteriores gobiernos de la ciudad los permitieron merecen nuestra crítica, pero los actuales deben tener la valentía de acabar con ellos. Son la mayor amenaza de la ciudad y ellos han sido elegidos para algo. Atrévanse!

domingo, 10 de abril de 2016

"Pérdida del sentido de la vida" Mª José Hernando. Columna de psicología del periódico "El Raval" de abril 2016

Hay distintos tipos de problemas psicológicos. Muchos son debidos a situaciones personales muy concretas con las que nos encontramos. Pero he comprobado en mi experiencia profesional que algunas personas se ven atrapadas en lo que yo llamaría «pérdida del sentido de la vida». Les explicaré.

La vida de cada persona es un proceso. Es una secuencia de acontecimientos que sigue una trayectoria, en principio, evolutiva. Un impulso profundo nos empuja a la mejora constante, a la evolución desde el mismo momento de nuestro nacimiento. Nacemos y la familia nos acoge, nos protege y nos empieza a transmitir los conocimientos y habilidades que habrán de servirnos en el futuro. Luego la escuela, los amigos,  todo el medio social, nos va conduciendo, integrando y encuadrando nuestra evolución. Por supuesto hablo en términos generales, pero permítanme hacerlo para explicar lo que quiero decir. Continúo... A medida que vamos creciendo y madurando tomamos decisiones que afectarán a nuestro futuro. Lo hacemos en los estudios, lo hacemos al elegir pareja, lo hacemos al elegir una profesión. Insisto, todo en términos generales.

Poco a poco, nuestra intención nos va impulsando en un sentido, en una dirección, en un proceso de evolución personal. En el camino encontramos dificultades, no hay duda de eso. Pero el sentido se mantiene, la dirección se mantiene. Vamos hacia alguna parte porque intuimos que será la dirección correcta.

Sin embargo, sin entrar en los motivos, lo cierto es que cada vez me encuentro con más personas que llegan a mi consulta y que, tras un tiempo de terapia, descubro que una parte importante de sus problemas psicológicos tienen que ver con la pérdida de ese sentido, de esa dirección en la vida.

Son personas que se sienten atrapadas en un punto que no evoluciona, que no avanza, que no les ayuda a mejorar. Un «presente tóxico», por llamarlo de algún modo, que se niega a dejarles marchar. Por supuesto, tal situación es hiriente, produce sufrimiento, confusión, angustia y algo que suelen llamar hastío. Bueno, en realidad emplean la expresión «estoy harta/o», y no encuentran la manera de salir de ahí. En no pocas ocasiones, encuentro casos en los que el problema concreto es distinto pero el «tipo de problema» es el mismo. Como un reloj de manecillas en el que las agujas avanzan pero acaban siempre llegando al mismo punto sin que encuentren la forma de evitar tan desdichado ciclo.

¿Dónde se perdió el sentido? ¿Quizás en la confusión deshumanizadora de los tiempos que vivimos en los que el dinero es la meta, el instrumento y la panacea de todos los males?. Quizás. Pero cada persona es un mundo y hay que tratarla desde esa individualidad. En estos temas, las generalizaciones confunden más que ayudan. 

"Refugiados. La vergúenza de Europa

Hemos querido reservar un pequeño espacio en esta columna para dedicarlo al tema de los refugiados porque, como a la mayoría de la población, nos parece una barbaridad y una vergüenza lo que se está haciendo con ellos. Podemos entender que haya sectores de la población que temen la llegada de un colectivo importante de personas de religión musulmana. Lo podríamos discutir, pero lo podemos entender. También podemos entender que, para algunas personas, con los niveles de paro que hay, la llegada masiva de refugiados puede experimentarse como una amenaza para las aspiraciones laborales. Es más que discutible, pero también lo podemos entender. Podemos entender que haya gente que recele de gente de otra cultura cuando llega en número tan grande. Nos parece un temor absurdo que también podríamos discutir... aunque podemos entenderlo también.

Pero la humanidad, transitando por situaciones terribles de guerra, injusticia y sufrimientos, llegó hace décadas a un compromiso firmado en el que se sintetizan todas esas experiencias en forma de acuerdos (y recalcamos que firmados) que pretenden acabar con las más flagrantes causas de la injusticia y el sufrimiento humano. Los derechos humanos no son discutibles. El derecho de quienes huyen de una guerra a ser refugiados, y por tanto protegidos y atendidos, no es discutible.

Negar el asilo a los refugiados de una guerra es una de las vilezas más inhumanas. Pero negociar con eso pagando a otro país para que se «haga cargo de ellos» es una vergüenza que nos negamos a asumir como propia. Si la «denegación de ayuda» es un delito, imaginen lo que es esta denegación de ayuda, a gran escala, de forma indiscriminada, con niños incluídos. No. Los que han acordado deportar a quienes buscan refugio no nos representan. No en nuestro nombre. No. Jamás podremos aceptar algo así. Esa no es la Europa a la que quisimos entrar. No. No. ¡¡¡NO!!!

Cumplimos 22 años

En abril de 1994 nadie pensaba que aquella modesta publicación barrial podría llegar tan lejos. Un grupo de voluntarios y un puñado de comerciantes comprometidos con el barrio hicieron posible el nacimiento de este periódico. Más de dos décadas después, «El Raval» es conocido por la inmensa mayoría de los vecinos, muchos de los cuales hasta se enfadan si tardamos un solo día más en llegar a los puntos habituales de distribución (que son más de 400 por todo el barrio). Así que para evitarlo, cumplimos con puntualidad británica nuestra cita en la primera semana de cada mes.

«El Raval» se ha convertido en el periódico de todos. Vecinos, comerciantes, instituciones y entidades encuentran en él un modesto pero eficaz medio de comunicación barrial. En estas páginas tienen sitio las pequeñas iniciativas vecinales y los grandes proyectos institucionales; las pequeñas muestras y las grandes exposiciones; las denuncias y las noticas más celebradas. La vida del Raval se refleja en sus páginas con tantos matices como la modestia de un periódico barrial permite.

Desde hace años, al llegar estas fechas, dedicamos nuestra columna «Editorial» al agradecimiento.

Primero a todos lo colaboradores y columnistas que mes a mes dedican una parte de su tiempo a escribir consejos médicos y psicológicos, a contarnos la historia de un barrio tan antíguo, a compartir eufóricamente su devoción por el Barça, a explicarnos las propuestas de sus partidos políticos, o ha enriquecer nuestras opiniones con las suyas desde la esquina o desde el instituto. 

Después, pero no menos importante, a todos lo anunciantes que deciden colaborar en la financiación del periódico, esa cuestión tan complicada que amenaza incluso la supervivencia de grandes medios de comunicación en papel.

Por supuesto a nuestros lectores. Porque ellos dan sentido a todo cuando recogen su ejemplar mensual, cuando nos hacen llegar aportaciones, denuncias, propuestas...

Y finalmente al barrio del Raval en su conjunto. Un barrio tan dinámico, tan vital, tan pujante, que genera contenidos mes tras mes para completar las 24 páginas (empezamos con 12) que a día de hoy tiene «El Raval». 

¡Muchas gracias! Este es un mes de celebración para todos. ¡Enhorabuena por vuestro periódico!

"El Raval" abril 2016. Número 264

martes, 8 de marzo de 2016

Confianza y contrato social. Mª José Hernando. Columna de psicología en el periódico "El Raval". Marzo 2016

Los seres humanos somos seres sociales. Nos conformamos psicológicamente en el seno de una sociedad que nos transmite de diferentes maneras y de forma contínua sus valores, habilidades y conocimientos. No solo la familia y la escuela, la sociedad entera nos moldea. Por eso, si observamos sociedades muy distintas, podemos apreciar diferencias no solo en las costumbres sino en los valores, las creencias, las formas de relación etc. En el seno de esa relación individuo-sociedad también se forma nuestra imagen propia, la imagen que tenemos de nosotros mismos al hacer constantes comparaciones entre lo que parece exigirse de cada uno/a y lo que podemos ofrecer. Y como es lógico, se forma la idea que tenemos de los demás, de cada uno de los demás y de los conjuntos humanos, sean estos empresas, partidos, corales o grupos deportivos, por poner ejemplos simples. Pero asistimos en estos tiempos a un problema grave en el funcionamiento social: la quiebra de la confianza. El lamentable espectáculo de la corrupción, al que asistimos entre atónitos e indignados, no es solo una cuestión de legalidad, enriquecimiento y malas prácticas. Es también un atentado a algo fundamental en el funcionamiento correcto de la sociedad y a nuestro propio funcionamiento como personas. Las sociedades lo son porque se establece entre los indivíduos una especie de «contrato social» en el que se marcan unas normas de funcionamiento individual y colectivo que se suponen que están basadas en valores compartidos y en objetivos comunes. Pero cuando ese contrato social se rompe y lo que no debe ser se repite constantemente, se empieza a resquebrajar la relación entre el individuo y el conjunto social y se resquebraja también la «confianza en el otro». Cuando alguien nos coloca agua mal depurada en nuestros grifos, cuando alguien se embolsa el dinero que debería ir a servicios sociales, cuando alguien hace tratos particulares de espaldas o incluso contrarios al interés social... cuando eso se repite un día y otro, nos agranda un temor que necesitamos vencer para vivir en sociedad, nos transmite una «sospecha»: la sospecha de que «el otro» no es fiable. No solo el corrupto, que eso se da por supuesto. Ni siquiera el colectivo con el que identificamos al corrupto, sea un partido, una entidad o una institución. El problema más grave es que nos debiliita la confianza que necesitamos en «el otro», en cualquier «otro», en todos los «otros» de los que nos rodeamos en nuestra vida de seres sociales. La pérdida de confianza en el «otro» es de extrema gravedad porque se convierte en un torpedo en la línea de flotación de nuestras relaciones. Afecta a todo y, por supuesto, nos limita, nos dificulta, nos lastra, nos pone mucho más difícil la comunicación y por ello nos aisla. Y el aislamiento es, para un ser social, una enorme amenaza.

El caso Benítez se acerca al desenlace. Editorial del periódico "El Raval". Marzo 2016

Cuando un caso por muerte violenta se presenta ante la justicia, lo normal es que haya una víctima y un acusado o acusados, un fiscal en la acusación, un abogado de la acusación particular, y un abogado en la defensa. Eso es lo normal. Pero no siempre es así. En el caso de Juan Andrés Benítez hay una víctima mortal, un hombre perdió la vida. Pero al otro lado no se sienta un acusado normal, se sienta un grupo de representantes de los servicios de orden de la comunidad, y no solo de la comunidad autónoma, de los servicios de orden que la comunidad de ciudadanos tiene para protegerse, entre otras cosas, de ser víctimas de un acto violento. Y cuando eso sucede, cuando el acusado es un grupo de defensores del orden, algo hay de especial. Todo esto viene a cuento porque en el juicio de Juan Andrés Benítez esa situación especial se traduce en que, además de la acusación particular de la familia y del fiscal, hay una acusación popular representada por la Associació Catalana de Drets Humans. La lógica de tal situación es que en el caso de Juan Andrés Benítez, además de la víctima mortal irreparable, hay una agresión a la ciudadanía por el abuso, que este grupo de mossos ha practicado, del uso de la fuerza. Una facultad concedida por la soberanía popular para un uso necesario y proporcionado. En el juicio se trataría de juzgar precisamente eso: si el uso de la fuerza empleada por los mossos fue desproporcionada y como resultado se produjo la muerte del señor Benítez, o si por el contarrio concurrieron otras circunstancias con el mismo final.Y hasta ahora había ido por ese camino todo el proceso: las acusaciones tratando de demostrar que la fuerza empleada fue desproporcionada y produjo la muerte de la víctima y la defensa de los acusados tratando de demostrar lo contrario. Y decimos hasta ahora porque la última noticia publicada sobre el caso apunta a la posibilidad de aplicar una reforma de la ley de enjuiciamiento criminal aprobada en el mes de diciembre, sí de dicembre pasado, que establece que una acusación popular solo puede personarse si así lo acepta la acusación particular ejercida por los perjudicados. Según lo publicado, la familia estaría de acuerdo en aceptar un trato con la defensa para que los mossos aceptaran su responsabilidad en la muerte de J. A. Benítez a cambio de que la pena no implicara ingreso en prisión. Parece ser que la familia confía en que a continuación se revisen los protocolos de actuación de los Mossos d’Esquadra. Todo esto plantea una cuestión evidente. Resulta inevitable a la ciudadanía imaginar la presión soportada por la familia tras tantos meses de estresante proceso teniendo en el banco contario nada menos que a un grupo de miembros de los mossos. Y resulta fácil imaginar que por esa presión, o por otros motivos incluso, son más proclives a ceder a las propuestas de tan impresionante parte contraria. Pero... Por muy doloroso que sea para la familia lo sucedido, queda pendiente la cuestión de la afrenta a la ciudadanía, relevante en el caso por ser quienes son los acusados. La presencia de una asociación de defensa de los derechos humanos parece en este caso más que justificada. De hecho no imaginamos en qué otro delito estaría más justificada la presencia de una acusación popular que en un delito presuntamente cometido por un grupo policial con uniforme reglamentario en el desarrollo de una misión policial. Considerar «perjudicados» solamente a los miembres de la familia directa de la víctima es mucho considerar. En un caso así, si se demuestra la culpabilidad que según las informaciones ellos mismos están dispuestos a aceptar, toda la sociedad es «perjudicada», seria y gravemente perjudicada. Si además se está dispuesto a aceptar que es necesario cambiar los protocolos de actuación de los Mossos (y eso solo puede ser porque se reconoce que están mal hechos) entonces también hay resposabilidad en quien haya hecho esos protocolos, en los resposables de ese departamento del cuerpo y en sus mandos. Y que sepamos, aquí nadie ha asumido ni piensa asumir las responsabilidades correspondientes por eso. Quizá cuando lea usted esta columna ya se sepa el final de esta historia. Y seguro tendrá su propia opinión al respecto. Todos la tendremos.

sábado, 6 de febrero de 2016

Música en los locales del Raval. Editorial de "El Raval" de febrero 2016

Existen barrios dormitorios en los que el tejido comercial se limita a los suministros imprescindibles, algunos bares con poca personalidad y unas pocas oficinas de servicios. Pero el Raval no es así, no es un barrio dormitorio, es un barrio céntrico. Y eso lleva aparejado algunas características, para bien y para mal.

Al Raval llegan cada día más personas de las que salen de él. Salen cada mañana los vecinos que trabajan fuera del barrio, como pasa en todos los barrios. Pero llegan estudiantes que vienen a la universidad, funcionarios que trabajan en las instituciones, profesionales que se ocupan en los grandes equipamientos que afortunadamente tienen su sede en el barrio, comerciantes, miembros de las numerosísimas entidades de todo tipo que conforman la red más tupida de la ciudad, llegan los turistas, los transeúntes de paso en la ciudad, llegan muchos vecinos de otros barrios, jóvenes en busca de descubrimientos y experiencias... Por cada vecino que abandona el barrio por la mañana para ir a trabajar fuera de él, llegan al Raval decenas de visitantes.

Todo ese gentío que llega a diario, impulsa un tejido comercial formado principalmente por pequeños establecimientos muy distintos de las grandes tiendas de marca, de las franquicias impersonales y de las cadenas multinacionales. En el Raval el comercio no es solo un servico, es también el eje sobre el que se asienta una personalidad propia, diferente, atractiva. Tan atractiva que se constituye en uno de los motivos por los que muchos deciden visitar la ciudad o vivir en ella. Dicho de otro modo, Barcelona no sería Barcelona sin la personalidad aportada por barrios como el Raval.

En la conformación de esa personalidad tienen un papel central esos pequeños locales que ofrecen música en directo. Y en el Raval luchan por sobrevivir muchos de esos pequeños locales. En ellos, además, encuentran su sustento músicos y artistas varios, pequeños empresarios muy atrevidos y empleados del sector servicios: camareros y cocineros principalmente. Todos ellos están en peligro por la existencia de una normativa trasnochada, elaborada hace tiempo sin tener en cuenta las consideraciones más obvias que aquí les estamos comentando. Una normativa que equipara estos pequeños locales con las grandes salas de espectáculos imponiendo unas normas imposibles de cumplir, unas restricciones e inversiones muy alejadas de las posibilidades reales de estos locales y también muy alejadas de las reglas de convivencia razonables.

La actuación de la Guardia Urbana, mucho más diligente en este tema que en otros demandados por la ciudadanía, agrava esta situación y hace aún más urgente al elaboración de una nueva normativa que sea más sensible a las características de estos locales y a la aportación que hacen a la configuración de la personalidad del barrio y, por tanto, de la ciudad en su conjunto. El cierre de algunos locales ha empobrecido al barrio y ha marcado la cuenta atrás de la solución necesaria.  Nos dicen desde el sector que el nuevo consistorio muestra una mayor sensibilidad y comprensión  y nos dicen desde el poder municipal que están trabajando en ello pero que se necesita un tiempo para cambiar lo que otros, desde otras sensibilidades e intereses, redactaron. Y les creemos a todos. Pero eso no cambia el hecho de que el reloj avanza. Las denuncias aisladas de algún vecino enfadado han sido tramitadas muy diligentemente por los funcionarios y los plazos previstos por la normativa siguen implacables amenazando a varios locales que hasta ahora se han podido librar del cierre, que no de la amenaza. Es urgente la máxima celeridad posible para evitar nuevas bajas en el tejido musical y artístico del Raval. Y por eso instamos a las autoridades recientemente elegidas para que sitúen este tema entre sus prioridades más urgentes. Por quienes dependen de la solución para poder vivir y por quienes encontramos en esos locales el sello de personalidad que el Raval necesita para seguir siendo un barrio de referencia para quienes viven o visitan esta ciudad. 

"El Raval" Febrero 2016. Núm. 262